Informe sobre Sectas : Reflexiones sobre el fenómeno de las sectas hoy

 

Se autoriza la reproducción de los materiales de este blog, citando la fuente e incluyendo un enlace al mismo.

Archivos
Oct 07 [6]
Sep 07 [24]
Ago 07 [10]
Jul 07 [5]
Jun 07 [16]
Mayo 07 [11]
Abr 07 [16]
Mar 07 [13]
Feb 07 [7]
Ene 07 [16]
Dic 06 [16]
Nov 06 [22]
Oct 06 [19]
Sep 06 [21]
Ago 06 [20]
Jul 06 [16]
Jun 06 [11]
Nov 05 [8]
Oct 05 [11]
Sep 05 [3]


E-Mail


Enlaces
Informe sobre Sectas

 
Inicio | Mi Perfil | Suscríbete al blog
 

Realizan Ritos Satánicos en panteón de Monclova

Enlace permanente 23 de Octubre, 2006, 18:15

Vanguardia
21/10/2006

MONCLOVA - Al amparo de la desolación, sectas y hechiceros de magia negra practican rituales satánicos en el panteón municipal “Guadalupe”, de Monclova, donde profanan tumbas para depositar los brebajes que traerán la maldición al enemigo de sus clientes, quienes en espera de sus deseos pagan a los brujos entre mil y 40 mil pesos.

Sólo unos cuantos metros cuadrados de una superficie total de 17.5 hectáreas en las que se encuentra enclavado el panteón municipal “Guadalupe” bastan para que las sectas y hechiceros culminen sus “cruzas” y pese a que utilizan incluso fetos, ninguna autoridad ha intervenido en este delito.

Durante una investigación realizada en el camposanto, Vanguardia pudo constatar cómo personas no identificadas logran burlar la vigilancia del panteón a plena luz del sol y profanan las tumbas para cumplir con sus ritos satánicos.

Se descubrió que los hechiceros utilizan para atraer el mal, fetos, animales, fruta en descomposición, ropa interior, fotografías, sal negra, papel negro, clavos, monos de cera, entre otros objetos.

Con nueve años como velador del lugar, Teodoro Montano no ha podido —asegura— sorprender a las “brujas”, a pesar de que éstas practican sus rituales durante el día, pues asegura que por la noche nadie entra al panteón.

“Los hechiceros entran en bola entre la gente, de preferencia cuando hay entierros, y por lo general se dan hasta ocho en una quincena y es que no les podemos esculcar sus bolsas para descubrir qué llevan”, declaró.

El velador narró que uno de los rituales que le tocó descubrir fue el caso de un feto que contenía un frasco y a un lado de él una credencial de elector de una mujer; ese rito fue practicado en la cripta que pertenece a la familia Serna, donde descansan los restos de Vicente y Araceli Serna.

“En ese caso dimos parte a la Policía Ministerial, acudió al llamado pero nada hizo por descubrir a los responsables, sólo ordenó que se le diera cristiana sepultura al feto”, declaró, haciendo hincapié de que pudo haber sido resultado de un aborto clandestino.

Al descubierto
Al cabo de varios minutos de investigación y recorrido por el panteón, se descubrió en una tumba varias fotografías que tenían en común su antigüedad, ya que todas estaban tomadas en blanco y negro, pero depositadas en el lugar de manera reciente, ya que guardaban un perfecto estado. A las personas que ahí aparecían les clavaron tachuelas en el corazón.

Entre las fotos descubiertas se encontró una de un estudiante de la Universidad del Norte de Coahuila, cuyo nombre es Tomás Ruiz Treviño, en ese entonces cursaba el ciclo escolar 1975-1976, tenía una tachuela en el corazón.

En esa misma tumba fueron localizadas dos fotografías más, una de ellas mostraba una familia completa, los padres y dos menores, un niño y una niña, todos atravesados a la altura del corazón con una tachuela.

Una cuarta fotografía fue encontrada en un frasco con formol, en ella se apreciaba una vivienda y un automóvil, en cuyo reverso del papel se escribió el nombre de Ivonne Corlin García.

De acuerdo con la opinión de una hechicera, se trató de un trabajo de brujería para despojar a una persona de sus propiedades, tal vez de una herencia.

Según el velador del lugar, las fechas propicias en las que se detecta un número mayor de brujería son el mes de noviembre y los días últimos de cada mes.

Jesús Dávalos, administrador del camposanto, mostró interés en el trabajo periodístico y acompañó a la reportera al recorrido, participando en la recuperación de los objetos que se observaban a la profundidad de las tumbas, para lo cual utilizó herramienta de jardín.

“Hemos descubierto mujeres que entran con bolsas al panteón, les vigilamos cada uno de sus movimientos para detectar si son las responsables, pero se quejan de acoso y persecución, por lo que optamos por dejarlas, tal vez sean ellas pero no podemos asegurarlo”, dijo el administrador.

En ocasiones personas vestidas de blanco, de quienes se presume practican la magia blanca —dijo— nos han pedido permiso para barrer con ramas de pirul a las personas en el panteón, manifestando que se trata de atraer la buena suerte, a ellas sí se lo permitimos, con la condición de que sea la única vez.

“A ellos no los podemos detener, ya que somos respetuosos de la libertad de cultos, en el caso de que la veamos sospechosa sí la seguimos, pero nunca hemos podido dar con los responsables de los ritos satánicos, ya que el panteón mide 17.5 hectáreas”, manifestó José Dávalos.

Una vez utilizadas cuidadosamente las fotografías y las pócimas, el administrador del panteón las quemó argumentando que el fuego liberaría del mal a las personas que estaban trabajadas.

Jugosas ganancias
Doña “Lupe”, así la llamaremos, es una “curandera” o “bruja” de la ciudad, quien manifiesta que por los trabajos de magia negra, es decir desear el mal a otros, como la muerte o enfermedad, les deja ganancias que van desde los mil a los 40 mil pesos.

Para ello, utilizan sal negra, ésta se prepara —dijo— con la mezcla de sal de mesa de siete cantinas y sal negra, que en las hierberías cuesta siete pesos los 5 gramos, ésta se utiliza con tierra de panteón y se vierte alrededor de la vivienda de la persona a la que se le desea el mal. Este trabajo en la región tiene un costo de 4 mil a 5 mil pesos.

El papel negro es otro ingrediente para la brujería, se utiliza para dar muerte a una persona. En este material, también conocido como pasante o papel carbón, se escribe el nombre de la persona a dañar y se prepara con distintos aceites de aroma, en él se envuelve una “chuleta” o bistec de carne y se le da de comer a un perro negro, con eso muere la víctima. Este trabajo cuesta entre 40 mil y 45 mil pesos, declaró doña “Lupe”.

Los trabajos para quitarle un hombre a la mujer y atraerlo tiene un costo de 6 a 7 mil pesos, “pero hay timadores que realmente no saben trabajar y sólo despojan de su dinero y propiedades a los clientes yéndose con su dinero”, indicó.

Los fetos son utilizados por las brujas para enfermar a la mujer, ese trabajo también tiene un alto precio.

Comentarios 157 ~ Comentar | Referencias (0)



Blog alojado en ZoomBlog.com