Informe sobre Sectas : Reflexiones sobre el fenómeno de las sectas hoy

 

Se autoriza la reproducción de los materiales de este blog, citando la fuente e incluyendo un enlace al mismo.

Archivos
Oct 07 [6]
Sep 07 [24]
Ago 07 [10]
Jul 07 [5]
Jun 07 [16]
Mayo 07 [11]
Abr 07 [16]
Mar 07 [13]
Feb 07 [7]
Ene 07 [16]
Dic 06 [16]
Nov 06 [22]
Oct 06 [19]
Sep 06 [21]
Ago 06 [20]
Jul 06 [16]
Jun 06 [11]
Nov 05 [8]
Oct 05 [11]
Sep 05 [3]


E-Mail


Enlaces
Informe sobre Sectas

 
Inicio | Mi Perfil | Suscríbete al blog
24 de Septiembre, 2006

 

Rito satánico: rompieron la puerta del panteón y se llevaron el cuerpo de un recién nacido

Enlace permanente 24 de Septiembre, 2006, 22:35

La República
18/09/2006

Los padres fueron como cada día a visitar la tumba de su pequeño hijo -que debido a serios problemas durante el embarazo de la mujer sólo logró vivir algunas horas-, y se llevaron la desagradable sorpresa de encontrar un gran desorden y la ausencia de la pequeña urna que guardaba los restos del niño. La Policía está segura de que se trata de jóvenes satánicos que buscaban una "ofrenda" para algún repudiable rito.

El Cementerio Central de Paysandú tiene la particularidad de contar con varios metros cuadrados de terreno vacío donde sólo crece el pasto y algunos árboles. Esa parte, abierta y sin muros, hace que los visitantes puedan entrar y salir cuando quieran si ser observados por los cuidadores de la necrópolis que se dedican a recorrer las zonas donde se encuentran las tumbas y los panteones.

Tal vez esa fue la razón por la cual no percibieron la presencia de personas desconocidas en horas de la noche. Aprovechando la oscuridad y la densa bruma que cubría la luna se internaron en el cementerio en busca del cuerpo de un recién nacido para practicar vaya a saber qué desquiciado ritual.

Fue así que recorrieron tumba por tumba y panteón por panteón hasta que llegaron a un sitio donde una placa de bronce daba la fecha exacta de la muerte de un niño que apenas había vivido algunos días.

Utilizando una "uña de gato" forzaron la puerta del panteón e ingresaron a la húmeda bóveda. Rompieron la tapa de la tumba y se llevaron el cuerpo del niño no sin antes destrozar parte de la ornamenta que los padres del recién nacido, haciendo caso omiso a sus allegados, les dejaban cada día como ofrenda y muestra de su cariño.

Los responsables del Cementerio sanducero dijeron que las investigaciones comenzaron desde el momento mismo en que los familiares del niño comprobaron la falta de la urna, pero que justamente, a causa de esos enormes terrenos baldíos se hace prácticamente imposible una correcta seguridad de la necrópolis.

La Policía está segura que se trata de personas vinculadas a la brujería y por esa razón visitaron algunos clubes donde se reúnen personas "adoradoras de Satanás" quienes por supuesto se desvincularon de los hechos. No obstante, las investigaciones continúan y en las próximas horas un equipo de la Policía de Paysandú viajará al departamento de Salto, donde también existen algunos clubes y recintos donde se reúnen los jóvenes que tienen a Satanás como figura máxima y de quienes, se sabe, realizan algunos ritos donde los participantes utilizan cuerpos y objetos extraídos de los cementerios.

Comentarios 71 ~ Comentar | Referencias (0)


 

Sectas o confesiones: ¿dónde situar la frontera?

Enlace permanente 24 de Septiembre, 2006, 22:29

Forum Libertas
22/09/2006

La existencia de un Registro público conduce, inevitablemente, a aclarar el concepto legal de iglesia o confesión religiosa.

La para algunos sorprendente inscripción de la Iglesia de Unificación de Moon en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, confirmó que la libertad religiosa es un derecho fundamental cuya titularidad pertenece a las personas y a las confesiones, y solamente puede limitarse si se vulnera el orden público o los derechos de los demás ciudadanos.

Para el Tribunal Constitucional, en su sentencia 46/2001, de 15 de febrero, es propio de nuestro Estado que el Registro no se convierta en una especie de “ teólogo” que determine la línea que separa lo que va de una confesión a una secta. Así, cuando un grupo acredita debidamente los requisitos exigidos por el Real Decreto 142/1981, de 9 de enero (denominación, domicilio, fines religiosos, funcionamiento interno y representación legal), se entiende que dicho grupo debe obtener el status legal de confesión o iglesia. No ha ocurrido con algunos grupos, por ejemplo la Iglesia de la Cienciología, y otros menos conocidos.

¿Nos encontramos ante sectas o confesiones? ¿Las actividades que realizan ciertos movimientos tienen finalidades verdaderamente religiosas o más bien comerciales o de otro tipo?

La existencia de un Registro público conduce, inevitablemente, a aclarar el concepto legal de iglesia o confesión religiosa. En general, el Registro se sirve de las coordenadas conceptuales próximas a la tradición mayoritaria, por lo que una interpretación rígidamente “cristiana” correría el riesgo de marginar a nuevos movimientos religiosos cuya estructura organizativa no es similar a la de las iglesias cristianas.

Tal vez, la solución más dable para interpretar el requisito de los « fines religiosos» pase por aceptar de un modo amplio la diversidad colectiva del fenómeno religioso. Un fenómeno universal que, de suyo, no puede constreñirse únicamente al sentido que se le dé en un entorno histórico y cultural.

No obstante, cualquier grupo que desee la inscripción deberá respetar el orden público y no caer en la denominada cláusula de exclusión del artículo 3.2 de la Ley Orgánica 7/1980, de 5 de julio, de Libertad Religiosa. Esta cláusula orilla del concepto legal de iglesia a los grupos que persiguen fenómenos psíquicos o parapsicológicos, o difunden valores humanísticos o espiritualistas análogos o ajenos a los religiosos.

A pesar de la indeterminación de este precepto, a nadie se le escapa que proliferan grupos que pretenden inscribirse en el Registro para obtener por vía administrativa lo que socialmente no consiguen: una mayoritaria aceptación.

A mi juicio, los requisitos que determinan legalmente lo que es una confesión o iglesia siguen siendo válidos. No debe olvidarse que, en estas cuestiones, el sectario no es el etiquetado, sino el que etiqueta. Por ello, nuestro Código Penal no define lo que es una secta –como parecía iba a ocurrir en Francia–, pero tiene instrumentos para evitar que, so capa de la religión, proliferen movimientos con oscuros objetivos, no precisamente religiosos.

Para el Registro del Ministerio de Justicia, flexibilidad y amplitud en la interpretación de los requisitos no significa –o no debería significar– caer en la ingenuidad que supone inscribir a todos los grupos que demandan un status legal.

La para algunos sorprendente inscripción de la Iglesia de Unificación de Moon en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, confirmó que la libertad religiosa es un derecho fundamental cuya titularidad pertenece a las personas y a las confesiones, y solamente puede limitarse si se vulnera el orden público o los derechos de los demás ciudadanos.

Para el Tribunal Constitucional, en su sentencia 46/2001, de 15 de febrero, es propio de nuestro Estado que el Registro no se convierta en una especie de “ teólogo” que determine la línea que separa lo que va de una confesión a una secta. Así, cuando un grupo acredita debidamente los requisitos exigidos por el Real Decreto 142/1981, de 9 de enero (denominación, domicilio, fines religiosos, funcionamiento interno y representación legal), se entiende que dicho grupo debe obtener el status legal de confesión o iglesia. No ha ocurrido con algunos grupos, por ejemplo la Iglesia de la Cienciología, y otros menos conocidos.

¿Nos encontramos ante sectas o confesiones? ¿Las actividades que realizan ciertos movimientos tienen finalidades verdaderamente religiosas o más bien comerciales o de otro tipo?

La existencia de un Registro público conduce, inevitablemente, a aclarar el concepto legal de iglesia o confesión religiosa. En general, el Registro se sirve de las coordenadas conceptuales próximas a la tradición mayoritaria, por lo que una interpretación rígidamente “cristiana” correría el riesgo de marginar a nuevos movimientos religiosos cuya estructura organizativa no es similar a la de las iglesias cristianas.

Tal vez, la solución más dable para interpretar el requisito de los « fines religiosos» pase por aceptar de un modo amplio la diversidad colectiva del fenómeno religioso. Un fenómeno universal que, de suyo, no puede constreñirse únicamente al sentido que se le dé en un entorno histórico y cultural.

No obstante, cualquier grupo que desee la inscripción deberá respetar el orden público y no caer en la denominada cláusula de exclusión del artículo 3.2 de la Ley Orgánica 7/1980, de 5 de julio, de Libertad Religiosa. Esta cláusula orilla del concepto legal de iglesia a los grupos que persiguen fenómenos psíquicos o parapsicológicos, o difunden valores humanísticos o espiritualistas análogos o ajenos a los religiosos.

A pesar de la indeterminación de este precepto, a nadie se le escapa que proliferan grupos que pretenden inscribirse en el Registro para obtener por vía administrativa lo que socialmente no consiguen: una mayoritaria aceptación.

A mi juicio, los requisitos que determinan legalmente lo que es una confesión o iglesia siguen siendo válidos. No debe olvidarse que, en estas cuestiones, el sectario no es el etiquetado, sino el que etiqueta. Por ello, nuestro Código Penal no define lo que es una secta –como parecía iba a ocurrir en Francia–, pero tiene instrumentos para evitar que, so capa de la religión, proliferen movimientos con oscuros objetivos, no precisamente religiosos.

Para el Registro del Ministerio de Justicia, flexibilidad y amplitud en la interpretación de los requisitos no significa –o no debería significar– caer en la ingenuidad que supone inscribir a todos los grupos que demandan un status legal.

Comentarios 69 ~ Comentar | Referencias (0)


 

Cóctel de religiones minoritarias: tenemos 30 con 176 templos

Enlace permanente 24 de Septiembre, 2006, 22:24

20 Minutos
18/09/20006

La católica gana en implantación, seguida de la protestante. El islam triunfa en Alicante. En los colegios sólo se da catolicismo.

En la Comunitat conviven 30 confesiones religiosas minoritarias cuyos fieles se reúnen en 176 lugares de culto.

Para la profesora de la Universitat, María José Redondo, el ranking de implantación lo lideran los católicos, seguidos de los protestantes, los islámicos, los judíos, los mormones y  los testigos de Jehová.

Según Esteban Pérez (representante de la Universitat en la Cátedra de las Tres Religiones), la presencia de la religión islámica «depende de los puntos donde va la inmigración». Es en Alicante donde está más organizada.

De hecho, la comunidad islámica alicantina ha pedido al Ayuntamiento que le permita celebrar el Ramadán (desde el día 23) en la mezquita de la avenida de Jovellanos. El templo cerró en diciembre. Tenía unas deficiencias que había que subsanar con obras, pero los vecinos las paralizaron en el juzgado por considerarlas peligrosas. Ahora, un juez les ha dado luz verde. Además, en Pedreguer, la segunda autoridad tras el Dalai Lama inaugurará el miércoles el mayor centro budista de España.

Valencia tiene templos bautistas, adventistas...

En el registro oficial hay otras confesiones: portadores de antorcha, en Campello; Iglesia del Dios viviente, en Elche... La de la cienciología no está inscrita, pero sí activa y «hace convivencias».

Los coles valencianos sólo dan la católica, aunque hay dos escuelas adventistas privadas en Sagunto y Alicante.

¿Por qué? Los judíos prefieren «que la enseñanza de la religión sea al margen de la escuela» y los musulmanes la piden, «pero no la acaban de conseguir», dice Redondo. En Valencia, el Centro Cultural Islámico imparte religión a los niños.

Algunas peculiaridades

Católicos.- Los jóvenes tienden a una religión a la carta, que «responda a sus necesidades», explica Pérez.

Adventistas.- Creen en un Dios: padre, hijo y Espíritu Santo. La muerte es un estado de inconsciencia y, para ellos, la Segunda Venida Global de Cristo es inminente.

Mormones.- Creen que Cristo visitó Estados Unidos antes de ascender al cielo. Allí eligió a doce apóstoles.

Testigos de Jehová.- No creen en la Santísima Trinidad, pero sí en la llegada próxima del paraíso.

Budistas.- Esta religión no tiene ritos matrimoniales, por eso adopta tradiciones de diferente origen. La fecha de esos ritos la deciden los monjes tras consultar las cartas astrales.

Comentarios 57 ~ Comentar | Referencias (0)



Blog alojado en ZoomBlog.com

 

 

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías
General [12]
Artículos [4]
Brujería [34]
Cienciología [27]
Der. Cristiana [7]
Moon [3]
Noticias [142]
Recuperación [1]
Satanismo [33]
Umbanda [8]