Informe sobre Sectas : Reflexiones sobre el fenómeno de las sectas hoy

 

Se autoriza la reproducción de los materiales de este blog, citando la fuente e incluyendo un enlace al mismo.

Archivos
Oct 07 [6]
Sep 07 [24]
Ago 07 [10]
Jul 07 [5]
Jun 07 [16]
Mayo 07 [11]
Abr 07 [16]
Mar 07 [13]
Feb 07 [7]
Ene 07 [16]
Dic 06 [16]
Nov 06 [22]
Oct 06 [19]
Sep 06 [21]
Ago 06 [20]
Jul 06 [16]
Jun 06 [11]
Nov 05 [8]
Oct 05 [11]
Sep 05 [3]


E-Mail


Enlaces
Informe sobre Sectas

 
Inicio | Mi Perfil | Suscríbete al blog
 

El líder de Dissection se quita la vida de un disparo en la cabeza

Enlace permanente 1 de Septiembre, 2006, 8:35

Inquietud Europea
01/09/2006

Durante su estancia en prisión por el asesinato de un homosexual argelino, Jon Nödveidt preparó a conciencia el renacimiento del grupo al que había vendido su alma en 1989. Las canciones de Dissection no sólo proyectaban la percepción que su líder tenía de la realidad, además resultaron de lo más eficaz como medio de introspección y realización durante aquella época oscura. De ese retiro intelectual surgió una verdad dolorosa: el encierro no lo imponían los barrotes, sino el mundo superficial con el que se encontraría una vez se abrieran las puertas. Por eso preparó también la ceremonia que lo liberaría de sí mismo, un acto ritual para demostrar su superioridad sobre todo lo demás, aquello que le atormentaba y de lo que podía prescindir cuando quisiera. Después de dos años de aparente plenitud en libertad, una gira y un disco, apareció muerto el 16 de agosto de un disparo en la cabeza que el mismo realizó.

Cansado de la mediocridad, de los límites mundanos que imponían lo material a lo espiritual,  el sueco organizó su venganza en tres pasos cuyas huellas se han teñido de sangre.

El primero fue un nacimiento: el del grupo de black/death metal Dissection, un alegato a la inmortalidad oscura del que era único compositor además de vocalista y guitarrista.

La crudeza del debut The Somberlain (1993) repartía justicia de forma implacable sin dejar de lado los pasajes melódicos, una fórmula reciclada años más tarde por In Flames o Dark Tranquility

Tomó partido en la guerra interna del Inner Circle noruego con la dedicatoria de su ópera prima al mártir Euronymous (Mayhem).  Por suerte la implicación con los vecinos no fue más allá, él sí estaba dispuesto a escupir sobre los escenarios lo que llevaba dentro. Storm of the Light´s Bane (1995) y el EP Where Dead Angels Lie (1996) confirmaron las buenas sensaciones del debut y anticipaban un futuro dulce que sólo la tendencia de su líder a huir de lo imprevisible truncaría.

Las reconstrucciones dramatizadas del asesinato de Josef Ben Maddour hubieran hecho vomitar al prisionero Nödveidt. Jóvenes vampiros apartados de la sociedad, fracasos escolares y familiares vestidos de negro cuya rutina era salir de cacería; un guiño insinuante y un castigo excesivo que atrajeron inmediatamente a la audiencia amarillenta del país.

Sólo por el grotesco trabajo de los medios, tan manipulado que rozaba la parodia, el regreso de Dissection estaba más que justificado. Aquel paso en falso no sólo arrastró al individuo: nada tan patético como el topicazo catódico para desvirtuar el trabajo de un grupo.

No se dio por vencido. Dice la mitología de club de fans que durante la condena apenas se relacionaba con otros convictos, que repartía sus horas libres entre el gimnasio, el culto al maligno y su guitarra. Así nació la imagen del héroe que juraba vengarse, el que se fotografió con los elegidos para el renacimiento de Dissection en los pasillos de la cárcel unos días antes de abandonarla.

Parecía que el tiempo se hubiera detenido durante siete años, como si la gira de regreso a finales de 2004 fuera una prolongación de aquella primera experiencia europea. Él había cambiado. Con la cabeza afeitada, los músculos hinchados y la experiencia grabada en el rostro, encauzaba cada actuación como una ceremonia de adoración a dos tridentes que formaban parte del decorado. Ejercía de líder musical y espiritual, se dejaba llevar por cada uno de los viejos himnos reflorecidos, pero parecía que un muro de cristal lo separaba de la realidad.

La gira entusiasmó tanto que nadie quería recordar los casi diez años vacíos, hasta que llegó la decepcionante obra compuesta en cautiverio. Con Reinkaos (2006), afirmaba haber obtenido todo lo que la música podía ofrecerle en su larga búsqueda: "Hemos llegado al último capítulo. El trabajo de Dissection ha concluido y este es nuestro legado."

Mucho tuvo que ver tan precipitado final con la mediocridad de los nuevos temas, pero no era Jon Nödveidt alguien preocupado por la gloria material de las críticas de discos. Su tormento venía de lejos, como una marca de nacimiento que se hizo latente durante el exilio forzado. Y Dissection era sólo un medio para intentar extirparla. 

Sencillamente la despedida de una rebelión no podía reducirse a un disco flojo y unos cuantos conciertos. El 16 de agosto la policía entró en su casa de Hässelby (Estocolmo), escenario del suicidio ritual. Rodeado de velas encendidas, un libro satánico y una carta, había decidido marcharse a los 31 años de edad

Adiós ceremonioso, planeado, a un calvario que duraba ya demasiado tiempo. Las humildes líneas de agradecimiento enviadas a su padre y amigos despojan el acto de todo heroísmo. Jon Nödveidt no es mártir de ninguna moda, sólo un derrotado por su propia incapacidad de tragar y adaptarse. Comprendió que nunca ganaría la batalla, pero guardó en la recámara el único privilegio de poder decidir, una última bala para no plegarse ante el enemigo.

Comentarios 70 ~ Comentar | Referencias (0)



Blog alojado en ZoomBlog.com

 

 

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías
General [12]
Artículos [4]
Brujería [34]
Cienciología [27]
Der. Cristiana [7]
Moon [3]
Noticias [142]
Recuperación [1]
Satanismo [33]
Umbanda [8]