Informe sobre Sectas : Reflexiones sobre el fenómeno de las sectas hoy

 

Se autoriza la reproducción de los materiales de este blog, citando la fuente e incluyendo un enlace al mismo.

Archivos
Oct 07 [6]
Sep 07 [24]
Ago 07 [10]
Jul 07 [5]
Jun 07 [16]
Mayo 07 [11]
Abr 07 [16]
Mar 07 [13]
Feb 07 [7]
Ene 07 [16]
Dic 06 [16]
Nov 06 [22]
Oct 06 [19]
Sep 06 [21]
Ago 06 [20]
Jul 06 [16]
Jun 06 [11]
Nov 05 [8]
Oct 05 [11]
Sep 05 [3]


E-Mail


Enlaces
Informe sobre Sectas

 
Inicio | Mi Perfil | Suscríbete al blog
 

El poder mágico del Vudú

Enlace permanente 15 de Agosto, 2006, 10:02

Isabel Martínez Pita
13/08/2006
El Diario

Reportaje especial EFE — El vudú es una religión monoteísta que ha desarrollado varios conceptos de Dios, representados por los ‘loa’ (espíritus), porque “la cabeza del hombre es demasiado pequeña para entender a Dios”, dicen sus seguidores.

Los adeptos del vudú mantienen sus ceremonias religiosas a la par que las cristianas, y celebran, además de bodas, bautizos y funerales, otros ritos anuales. Concretamente en la ceremonia del bautizo se presenta al bebé a sus antepasados “muertos, y vivos en espíritu”, y se le da un nombre.

Pero, sin duda, uno de sus cultos más curiosos es el funeral, que tiene varias etapas. La primera es echar a los espíritus de la persona agonizante. Luego hay nueve días de oración antes del funeral y 41 días después se realiza una ceremonia para “enviar el muerto al fondo de las aguas”. Transcurrido un año y un día, hay que “sacar el muerto de las aguas” y en ese momento “el alma va a dictar sus últimas voluntades”.

Los ‘houngan’ y las sacerdotisas de vudú, conocidas como ‘mambo’, tienen asistentes de ambos sexos llamados ‘ounnsi’ que les ayudan en otras ceremonias como: el ‘baño de hojas’, que tiene lugar a finales de diciembre; la fiesta de Gede (dios de los muertos) a comienzos de noviembre, y ‘la partición de pasteles’ con los primeros días de enero.

Originada en tiempos prehistóricos en el área de africa Occidental, se trata de una variante teísta de un sistema animista de creencias, en el que el componente mágico tiene mucha fuerza. Debido a su antigüedad y su vinculación con la cosmología y los sistemas de creencias neolíticos, su estudio resulta de gran interés para la Paleoantropología.

El vudú que se practica en la actualidad en América, sobre todo en la zona del Caribe, es el resultado de la mezcla de varias religiones, procedentes de las que exportaron los esclavos de africa con las creencias religiosas de los esclavistas y las propias de la zona a la que aquellos, sobre todo procedentes del Golfo de Guinea, arribaron a las costas americanas.

De esta heterodoxa mixtura surgió el vudú haitiano y un gran número de derivados: la Regla de Ocha o Santería muy extendida en Cuba, que posee la característica de estar muy mistificada por las corrientes cristianas y resulta ser una de las máximas expresiones sincréticas del mundo. El Candomblé, la Umbanda y Kimbanda en Brasil, etc., algunos de los cuales ya se practican en Europa por la llegada de emigrantes de estos países. En regiones tradicionalmente esclavistas de Estados Unidos, hasta que se proclamó la abolición, especialmente Nueva Orleans también se encuentra el vudú muy arraigado.

Desde sus inicios fue reconocida como una práctica de poderes mágicos, en la que se conjugan cantos y rezos, dirigidos para obtener cuestiones básicas como el amor, salud y hogar, aunque en su evolución, se ampliarían los campos de acción de sus rituales.

Su politeísmo está compuesto por un Dios Creador, al que le siguen una serie de dioses o espíritus Actores, hijos del Creador, que constituye el principio cosmogónico, aislado de los asuntos mundanos. A los dioses actores se les denomina Voduns (loa o lwa), cuya misión es cuidar de los asuntos terrenales. Resulta interesante observar el parecido de este sistema de deidades dualista con el que se encuentra en muchas otras religiones modernas.

Los Sacerdotes
Los sacerdotes encargados de llevar a cabo magia blanca se les denomina houngan, y su función es, mediante la ayuda de los entes que convoca, conseguir curaciones, información determinada e influir en la naturaleza. Todo ello con fines benignos. La mujer puede ser también houngan si tiene aptitudes y es elegida para ello, denominándosela manbo. En las diferentes manifestaciones del vudú, los sacerdotes sacrifican animales y fabrican muñecos de cera que atraviesan con alfileres, mientras los bailes y cantos, especialmente cantos africanos antiguos, son parte esencial del ritual.

El objetivo es conectar con algún espíritu o deidad para lograr sus favores a cambio de sacrificios como ofrendas de comidas o animales, cuya sangre se entrega en un altar. Durante la ceremonia los participantes bailan, cantan y gritan mientras se golpean en el pecho. Figura central de estas ceremonias son los Engun-gus, muñecos decorados con pedrería con un hombre escondido dentro, que representan a los fantasmas de los muertos y alrededor del cual los creyentes realizan sus bailes. A medida que se eleva el tono de la ceremonia, algunos participantes pueden perder el control sobre sí mismos hasta alcanzar un estado de enajenamiento que les hace desvanecerse.

El vudú, a pesar de que existe una amplia filmografía y literatura que ha tendido a demonizarlo y deformarlo, en la actualidad es una religión que posee más de 40 millones de creyentes en todo el mundo.

Tipos de dioses
Los siete dioses principales son: Shango (dios del Fuego y del Rayo), Orula (dios del Destino), Ogun (dios de la Guerra), Elagua (dios de los viajeros), Obatala (dios del Bien), Yemaya (diosa de las Aguas y del Mar) y Eshu (dios de la Venganza). Estas jerarquías espirituales pueden ser de ánimo maligno, benigno o amoral e influyen en el mundo terrenal gracias a la acción de un hierofante.

La religión vudú se sustenta en la creencia de la vida después de la muerte, por ellos son muy importantes en sus ritos los fantasmas o espíritus de los muertos. El Vudú mezcla la magia negra con la magia blanca. La primera se utiliza para obtener maleficios o dirigir el mal hacia otra persona, mientras que la segunda es para obtener beneficios positivos. Para proceder a realizar un maleficio, la persona interesada tiene que llevar a los bokós un muñeco, al que se le atravesará una aguja mientras se reza algún conjuro que será el que produzca a distancia el efecto deseado. A los bokós se les atribuye también la capacidad de resucitar a los muertos (zombies) y hacerlos trabajar en su provecho.

Comentarios 97 ~ Comentar | Referencias (0)



Blog alojado en ZoomBlog.com

 

 

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Categorías
General [12]
Artículos [4]
Brujería [34]
Cienciología [27]
Der. Cristiana [7]
Moon [3]
Noticias [142]
Recuperación [1]
Satanismo [33]
Umbanda [8]