Informe sobre Sectas : Reflexiones sobre el fenómeno de las sectas hoy

 

Se autoriza la reproducción de los materiales de este blog, citando la fuente e incluyendo un enlace al mismo.

Archivos
Oct 07 [6]
Sep 07 [24]
Ago 07 [10]
Jul 07 [5]
Jun 07 [16]
Mayo 07 [11]
Abr 07 [16]
Mar 07 [13]
Feb 07 [7]
Ene 07 [16]
Dic 06 [16]
Nov 06 [22]
Oct 06 [19]
Sep 06 [21]
Ago 06 [20]
Jul 06 [16]
Jun 06 [11]
Nov 05 [8]
Oct 05 [11]
Sep 05 [3]


E-Mail


Enlaces
Informe sobre Sectas

 
Inicio | Mi Perfil | Suscríbete al blog
 

Murió joven en secta de San Rafael

Enlace permanente 6 de Agosto, 2006, 6:00

Panorama.com
06/08/2006
Texto: M. Albarrán Pasini / N. Palmar

Maracaibo. Una mujer lidera un grupo y dice hablar con la Virgen

Un joven de 16 años falleció producto de un paro cardiorespiratorio en casa de una supuesta vidente. La víctima se encontraba en casa de Luzmila Aldana. El adolescente fue trasladado muerto a una clínica.

Jonryse González, hasta su muerte, acató las normas del grupo de la Virgen de lo espiritual. La líder de la secta señala que los favores se alcanzan con sacrificio. El trabajo, el estudio, los medicamentos están prohibidos.

Jonryse padecía de una cardiopatía congénita, pero Luzmila Aldana le indicó que abandonara el tratamiento médico. Un aceite era lo único que podía utilizar. Aldana también se encarga de administrar sacramentos.

En una camilla de la clínica materno infantil San Juan, quedó el cuerpo de Jonryse Alberto González Soto, de 16 años, después que los miembros de su comunidad de la Virgen (con quienes convivía desde hace tres años) lo dejaron en el lugar, la madrugada del pasado lunes 24 de julio.

Los dedos de las manos morados y una hinchazón en todo el cuerpo, fueron algunas de las características que presentó el cadáver a su llegada en el centro asistencial.

Su hermano Jonegerard González, acompañado por una amiga de apellido Huerta, quien dijo ser juez, trasladaron el cuerpo del adolescente hasta la emergencia.

El menor sufrió el paro cardiorespiratorio, aparentemente, en casa de una supuesta vidente de la Virgen María, llamada Luzmila Aldana, marcada con el número 59-120, en la calle 97 con avenida 60, de la urbanización San Rafael, al oeste de Maracaibo.

“El muchacho llegó pasada la medianoche, su cuerpo estaba muy distendido, a simple vista se veía que estaba muerto; sin embargo, igual procedimos a examinarlo y constatamos que había sufrido un paro cardíaco respiratorio”, dijo uno de los médicos que atendió al muchacho en el centro privado.

Jonegerard le manifestó al galeno desconocer los antecedentes médicos de su hermano, “en ningún momento nos dijo que Jonryse sufría de alguna patología, sólo nos advirtió que era un muchacho sano”.

En el informe médico quedaría sentado que al momento de ingresar Jonryse tenía las pupilas dilatadas, abdomen distendido, edema en miembros inferiores y evidencias de haber aspirado secreciones de contenido gástrico. Un infarto fue el causante de la muerte.

La fatal noticia erizó la piel de José Ramón González, abuelo de Jonryse y Jonegerard. González acudió, en compañía de uno de sus hijos, hasta el centro hospitalario para constatar la información de que su hijo estaba muerto.

“A mi nieto me lo mataron en la secta de Luzmila. Ella sabía que Jonryse se encontraba enfermo y sólo se aprovechó de él. Lo trajo a la clínica después que ya no se podía hacer nada y lo dejó abandonado”, manifestó González.

“Sólo me dijeron que el muchacho había ingresado muerto, con sus deditos morados, con un olor desagradable y con el cuerpo muy inflamado; su madre y su hermano solicitaron que le entregaran el cuerpo a la funeraria, se negaron rotundamente a practicar la autopsia”, recordó el hombre.

Jonryse y su hermano Jonegerald vivían en la casa de Luzmila desde hace tres años. Los adolescentes perdieron a su padre frente a su casa, en un atraco en 1998 y cuatro años más tarde encontraron refugio en el hogar de la supuesta vidente, pese al apoyo que recibían de su abuelo paterno — educador jubilado—.

“Los dos niños y su madre se hicieron seguidores del grupo, organizado por nuestra vecina. Repentinamente mi nuera se marchó a casa de su mamá, con sus dos hijos”, señaló el abuelo.

Desde entonces los hermanos González Soto quedaron cautivados por la doctrina de Luzmila. Ella les prohibió continuar sus estudios, tomar medicamentos, visitar al médico y el contacto con sus familiares.

“Nuestra vida cambió en el 2000, cuando una vecina nos contactó y nos dijo que ella se había encontrado con la Virgen y que esta le dejó unos mensajes para nosotros”, aseguró González.

La noticia conmocionó a la familia González en pleno, que sin conocer a la vidente, decidieron seguir sus orientaciones y creer en sus mensajes.

La conducta impuesta por Luzmila Aldana a sus seguidores concuerda con el concepto del diccionario de la Real Academia Española para las sectas. “Una secta es un conjunto de seguidores de parcialidad religiosa e ideológica”.

Las características de una tendencia sectaria son básicamente dos: la alienación y la manipulación.

“Yo asistí hace tres años, por curiosidad. La mujer me dijo que se pudo comunicar con mi bisabuela y tío, quienes estaban muertos”, dijo una excreyente, que pidió resguardar su identidad.

Sólo tres casas separaban a las familias y la promesa de entregar varios mensajes del más allá, reunió a los abuelos, nietos y primos en la vivienda.

El sitio de reunión nunca despertó desconfianza a ninguno de los asistentes. Un extenso jardín circunda la casa de dos plantas. Un conjunto de palmeras provee de sombra al estar, equipado con un juego de recibo de madera.

“Aquí no venga a hablar de trabajo, ni de estudio, ni de problemas personales, sólo quien tiene una sólida fe en el Señor y en la Virgen de los milagros puede hacerlo. La Virgen, es la normativa que queda plasmada en una cartulina rotulada con un marcador negro.”

Antes de ingresar al santuario, los devotos deben atravesar la sala, donde esperan que se les otorgue el permiso.

“Esa mujer, morena, de baja estatura y obesa, me habló con mucha dulzura acerca de los designios divinos que tenía que acatar”, comentó el familiar.

“Tu esposo es drogadicto. Te es infiel. Tienes que separarte de él y divorciarte lo más pronto y unirte a nuestra comunidad”.

El rechazo de la excreyente fue inmediato y le indicó a la asesora de sus primos que continuaría junto a su esposo, de quien no dudaba y no se sumaría al grupo de 30 jóvenes que componen la secta.

Todas las noches, los miembros del asociación de la Virgen de los Milagros se reúnen alrededor de 10:00 de la noche hasta las 5:00 de la mañana, para jugar ludo y dominó, comer, cantar e intercambiar ideas.

Todos los gastos de las reuniones nocturnas son saldados por una benefactora, que se desempeña como juez penal en Falcón, quien entregó su hija menor a la líder espiritual.

Nadie entra a las reuniones si no es invitado o captado por un miembro de la comunidad.

Las creencias de los seguidores de la madre de Cristo de los milagros incluyen, que Luzmila administre los sacramentos del matrimonio y el bautizo y ejecute divorcios.

Una sala de estar recubierta por baldosas de caico rojo y paredes blancas con pilares rosados, proporcionan una sensación de tranquilidad y equilibrio.

Al centro del área social resaltan unas cortinas de organza blanca, donde vuelos de encaje enmarcan el cuadro donde se encuentra plasmada la Virgen de Nuestra Señora de Chiquinquirá, que ofrece una imagen deteriorada y desgastada por el tiempo.

Decenas de velas iluminan el salón.

La mujer, de 46 años, espera a los visitantes, todos los jueves y viernes, de 4:00 a 6:00 pm, en un mecedor de madera, vestida con un conjunto de pantalón y blusa de franela. Siempre está descalza, porque asegura tener estigmas en sus manos y pies.

“Solo te pido fe, que te arrepientas para que te puedas salvar y verás que la Virgen y su hijo no permitirán que el mal se apodere de ti, ya que estos son los últimos tiempos de este mundo”, pronunció Luzmila, mientras se acariciaba su cabello liso y negro, recogido con una liga.

Sin dejar un instante su mecedor y apoyándose en una mesa de vidrio y madera, exclamaba con euforia que nunca imaginó que Dios le daría “este mensaje tan grande y hermoso que no es para la religión católica, sino para toda la humanidad, en especial para el pueblo venezolano que atravesará conflictos internos”.

También anunció, con convicción, que un terremoto de ocho horas acabará con la población venezolana, se desatará una época de hambruna y un ataque nuclear. Hasta se atreve a predecir la fecha de su muerte. Estaría fijada para los primeros días de 2010.

“Quien desee recibir un favor de la madre celestial, debe hacer sacrificio, no debe fumar, consumir poco licor, no tocar medicamentos, ya que Dios vendrá a castigar a los arrogantes y vanidosos, como los sacerdotes”, exclamó Luzmila que tiene dos hijas.

Constantemente la elegida —denominación que Luzmila se colocó— invita a observar la imagen de la Virgen, donde ella afirma que se plasman mensajes, aparecen letras, evidencian lágrimas que caen en el manto de la Chinita y que pronto emanará un aceite azul.

A esta misma sala llegó Jonryse en 2003, a sus 13 años, cuando estudiaba octavo grado en la unidad educativa Manolo Muchacho.

Luzmila le había dicho que le ayudaría a comunicarse con su padre muerto y a encontrar el camino de felicidad.

Con la aprobación de su madre se confinaría a acatar la voluntad de su vecina al pie de la letra, que le recomendó mudarse a su casa, dejar sus estudios, abandonar cualquier atención médica y los fármacos para su padecimiento cardiaco.

El abuelo destacó que durante tres años su nieto se alimentó mal, su dieta se limitaba a pan y refresco. Él no dormía en las noches, no recibió atención médica y esto restó energía a su organismo hasta que no soportó más.

La rutina de la comunidad de “la Virgen de lo espiritual” tiene como norma realizar todos los días una vigilia para recibir los mensajes de su líder y para la administración de los sacramentos de ella.

Un equipo reporteril de PANORAMA acudió hasta la casa de Luzmila, para constatar las denuncias hechas por los familiares de Jonryse, en torno a la extraña muerte del muchacho y las prácticas religiosas que allí se realizan.

“La Virgen dijo que Luzmila no podía atenderlos, porque sus hijos (refiriéndose al equipo de PANORAMA) fueron con otras intenciones, que nada tiene que ver con lo espiritual”.

El hermano de Jonryse, quien funge como cabeza de grupo, dijo: “Si ustedes quieren hablar del falleciemiento de mi hermano, tienen que esperar que vengan mi mamá o mis tíos, pero la señora no tiene nada que ver con esto”.

“No te puedo informar más nada sobre el caso, sólo tengo permitido decirte el mensaje que me mandó a dar la Virgen”.

Jonryse González Soto no culminó sus estudios básicos, no intercambió más con sus compañeros de infancia, no alcanzó el sueño de su abuelo de obtener un título universitario, a pesar que él le costeaba todos los gastos; su vida terminó, en extrañas circunstancias, durante su estancia en la casa de la urbanización San Rafael.

Comentarios 99 ~ Comentar | Referencias (0)



Blog alojado en ZoomBlog.com

 

 

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Categorías
General [12]
Artículos [4]
Brujería [34]
Cienciología [27]
Der. Cristiana [7]
Moon [3]
Noticias [142]
Recuperación [1]
Satanismo [33]
Umbanda [8]